La Caña de Azúcar ocupa la mayor parte de la superficie agrícola sembrada a nivel mundial. En América Latina ocupa más de 50 millones de hectáreas.

Actualmente, se busca acelerar colectivamente la producción y los usos sostenibles de la caña de azúcar poniendo al clima, a la biodiversidad y al medio ambiente en el centro de los esfuerzos en todo el mundo.

Considerando que en Honduras la agroindustria azucarera es de importancia capital para la agricultura nacional, se debe avanzar en la producción sostenible por medio de la capacitación y transferencia de tecnología. Hoy en día, la correcta aplicación de tecnología es crucial para mejorar los rendimientos y racionar el uso del agua para aprovechar mejor los recursos disponibles y ganar mayor competitividad.

Por ejemplo, en Azucarera La Grecia S.A., se cuenta con lavado de caña en seco, cosechas de agua e implementación de sistemas de riego por goteo. En Honduras, el 35% de las áreas cultivadas con caña de azúcar cuentan con sistema de riego por goteo, ahorrando agua y haciendo buen uso del vital líquido.

La caña de azúcar es clave para muchas economías y se considera uno de los cultivos más importantes del mundo. Algunos de los objetivos estratégicos para lograr la producción sostenible de Caña de Azúcar son mejorar el impacto ambiental de la producción y crear valor en toda la cadena de suministro.

En Azucarera Choluteca S.A. se utilizan drones para la aplicación de agroquímicos y control del cultivo. También se han sustituido motores de combustible por motores a base de gas, así mejorar el sistema de riego reduciendo las emisiones y protegiendo el medio ambiente.

De acuerdo con los datos recientes de producción, la zafra 2020–2021 dejó alrededor de 4,120,000 toneladas métricas de caña, aunque esta próxima zafra se estima que la producción cierre en más de 5,100,000 toneladas métricas de caña. No obstante, los ingenios azucareros  implementan nuevas tecnologías para mejorar estas cifras.

Por ejemplo, en Compañía Azucarera Tres Valles S.A. la empacadora de rastrojo permite que este material orgánico sea utilizado como biomasa para la generación de energía renovable, así mismo parte del rastrojo vuelve al campo como abono orgánico para la próxima siembra. La Compañía Azucarera Hondureña S.A. ha implementado tecnología en Georreferenciación Topográfica, permitiendo identificar la ubicación geográfica exacta de la tierra donde deben formarse los surcos, a través del uso de coordenadas en un mapa que indica con precisión, haciendo mas eficiente el uso de la tierra., así mismo, Azucarera del Norte S.A. se mantiene a la vanguardia con la implementación de nuevas tecnologías de producción en fábrica.

Por último, Compañía Azucarera Chumbagua S.A., implementó el separador de cenizas, mismo que trata el efluente generado por el sistema de lavador de gases reduciendo las emisiones atmosféricas, reincorporando al suelo los residuos orgánicos resultantes de este proceso.

Lo que busca el sector azucarero en Honduras es mejorar el impacto ambiental de la caña de azúcar.

“Continuamos trabajando en busca de la innovación implementando tecnología para garantizarle seguridad y crecimiento a nuestros colaboradores y a Honduras que es tierra fértil; la sostenibilidad es un compromiso inquebrantable para la agroindustria azucarera, día a día seguiremos creciendo en la materia, rompiendo esquemas implementando nuevas prácticas que nos garanticen un crecimiento innovador”, informó el Abogado Gerardo J. Guillén, Director Ejecutivo de la Asociación de Productores de Azúcar de Honduras.

La agroindustria azucarera en Honduras se fortalece con innovación y tecnología mejorando año tras año su desempeño ambiental.

Drone agrícola volando en la granja de caña de azúcar para fertilizante rociado.