Podemos nombrar a los salvavidas de nuestra generación actual: la innovación, esencial para continuar de forma vanguardista, la resiliencia para tiempos difíciles que vivimos y la disrupción para crear acciones diferentes a favor del desarrollo sostenible.

Las herramientas tecnológicas, las redes sociales y otros recursos han permitido la evolución de los proyectos y programas sociales de las organizaciones, y también se han creado nuevas iniciativas por parte de las empresas que favorecen a los grupos más vulnerables incluidos, los de la pandemia.

Muchas iniciativas relacionadas con el voluntariado han desaparecido o mermado, sin embargo, con las jornadas de vacuna que van poco a poco avanzando, las organizaciones han comenzado a activar grupos pequeños de voluntarios para actividades al aire libre como siembra de árboles, arreglo de escuelas, etc.

FUNDAHRSE en lo particular, se siente muy satisfecho por el apoyo recibido a través de voluntarios que atendieron al llamado de ayudar a elaborar kits escolares en el marco del Programa Retorno Seguro al Aprendizaje por la Cooperación Española y UNICEF. Fue una semana y media de trabajo y compromiso para completar 7900 kits, divididos por escuelas en La Lima, Omoa, Potrerillos, Villanueva y San Pedro Sula, sector Chamelecón.

Lo importante es que cada vez estamos buscando proyectos donde involucremos a los colaboradores y alianzas público-privadas para ayudar a las comunidades y generar experiencias que favorezcan la reducción de desigualdades, la recuperación de nuestros recursos naturales, es decir que las organizaciones logren integrar la RSE al core de sus negocios, que la RSE se vea reflejada en las operaciones diarias.

No tenemos certeza de cuándo la población hondureña estará vacunada al 100 % contra el COVID-19, pero la RSE tendrá en consideración lo que sea más relevante para los colaboradores, sus comunidades, gobiernos, clientes y el medio ambiente durante las iniciativas de reintegración económica.

El reto es identificar temáticas que se deben atender inmediatamente para la comunidad y asegurar la continuidad de los programas y proyectos, ya que, nos enfrentamos a un nuevo mundo de negocios y con nuevos hábitos de consumo.

Mateo M. Yibrin, presidente de FUNDAHRSE.