Un tema fundamental para el desarrollo sostenible de Honduras es la inserción laboral juvenil y las formas en las que juntos podemos contribuir a generar oportunidades de desarrollo aquí, en Honduras.

La Agenda 2030, es la hoja de ruta para alcanzar el desarrollo sostenible, la cual presenta 17 objetivos en los que debemos trabajar. Todos estamos convocados a participar, especialmente en uno de ellos, que se relaciona de forma natural con las empresas, es el ODS 8: trabajo decente y crecimiento económico.

Las personas dan vida a las empresas, y las empresas son el motor de la economía de los países. Por ello, por nuestra naturaleza de empresarios, estamos llamados a generar empleo de calidad, de forma inclusiva, de tal manera que nuestro trabajo se refleje en la comunidad donde nos desenvolvemos.

La empleabilidad y el emprendimiento son áreas de enfoque en FUNDAHRSE junto a otros temas prioritarios, como son: educación, acción climática, derechos humanos, inclusión y diversidad y ética y lucha anticorrupción.

Es importante mencionar que el 88 % de nuestra membresía tiene estrategias establecidas de RSE y sostenibilidad con una inversión social promedio de 30 millones de dólares anuales, priorizando diferentes áreas como: salud, ambiente, educación y empleabilidad y emprendimiento.

El enfoque en la empleabilidad requiere de la vinculación con otros actores, como la cooperación internacional, a través de sus diversas iniciativas, para unir esfuerzos en la identificación del talento, en la capacitación para el desarrollo de habilidades, la contratación y el acompañamiento inicial en el mundo laboral.

Reconocemos la importancia de trabajar juntos, cada uno aportando lo que mejor conoce, y así alcanzar un gran objetivo compartido: brindar oportunidades de desarrollo a la juventud hondureña, para que pueda crear su futuro aquí.

En Honduras hay 900 mil jóvenes, entre 12 y 29 años, que no estudian, ni trabajan. Además, el Instituto Nacional de Estadística señala que del total de la población desempleada en el país, que son más de 348 mil personas, el 59.8% son menores de 30 años.

Conociendo esta realidad, debemos atender el llamado a trabajar juntos, tanto en oportunidades de educación, como de empleo. El primer paso que debemos dar es la voluntad de abrir las puertas de nuestras empresas para recibir a grupos poblacionales que probablemente no habíamos considerado.

Es necesario recuperar la confianza, algo que se logra cuando existe el apoyo de organizaciones que nos acercan a la comunidad, que saben las necesidades y expectativas de cada parte y nos permiten coincidir.

Tenemos el firme propósito de hacer de Honduras, un país de oportunidades, en el que nuestra gente pueda y quiera quedarse, para hacer realidad sus sueños.

Mario R. Faraj, presidente de Fundahrse.