La pandemia que inició a finales de 2019, ha dejado en evidencia los tantos problemas que nuestra sociedad sufre. Lamentamos profundamente las muertes de conocidos, amigos, familiares que no pudieron librarse de este virus tan impredecible. La ciencia cada vez más trata de conocer su trayectoria y forma de afectar a las personas, y han habido importantes hallazgos.

A través de estos meses nos hemos dado cuenta que la salud está estrechamente relacionada con el ambiente, y es que para alcanzar el desarrollo sostenible, es necesario lograr un crecimiento económico, mediante la inclusión laboral y social de las personas y por supuesto, la protección ambiental.

Asimismo, la pandemia ha evidenciado el arduo trabajo que debemos continuar realizando en temas de igualdad de género y protección de los desfavorecidos. Las primeras que pierden el trabajo son las mujeres; por otro lado, los casos de violencia doméstica han aumentado, sin tener ayuda o recursos que las ayuden.

Esta pandemia también nos ha señalado que la transformación digital es clave para crear ciudades inclusivas, resilientes y más verdes, ya que durante estos tiempos nos hemos movilizado de manera limitada, hemos continuado los trabajos de forma online y los negocios se han convertido en comercios electrónicos.

En fin, podemos mencionar otras lecciones que hemos aprendido estos últimos meses, pero lo que queda claro es que como la región latinoamericana y El Caribe tenemos que superar profundos desafíos sociales y económicos con estrategias incluyentes, para favorecer la creación de empleos, estar conscientes y tomar acción con la inclusión y buscando ser resilientes al clima.

Mateo M. Yibrin, presidente de Fundahrse