Durante muchos años el sector azucarero del país ha informado acerca de sus avances en materia de sostenibilidad y constantes capacitaciones para impulsar al colaborador, no obstante, también han crecido en gestión de calidad e inocuidad de producto, garantizándole al pueblo azúcar de calidad 100% hondureña cada año, cumpliendo con la normativa nacional y los más altos estándares a nivel internacional.

Respetar los estándares, son prioridad en este rubro; no solo para satisfacer al consumidor nacional e internacional, si no también para lograr certificaciones de calidad, inocuidad y prácticas sostenibles que generen un impacto positivo tanto social como medioambiental.

La agroindustria azucarera de Honduras como gremio lidera con certificaciones de calidad, inocuidad y prácticas sostenibles, entre ellas:

  • Sistemas de Calidad y Satisfacción al Cliente: ISO 9001:2015
  • Sistemas de Gestión e Inocuidad de producto a lo largo de toda la cadena alimentaria: HACCP, ISO 22000, ISO22000:2005, FSSC-22000, ISO 9001:2008, ISO 9000.
  • BONSUCRO: Buenas Prácticas (Único sistema certificador a nivel mundial para la producción de azúcar).
  • KOSHER: Sistemas de control de calidad de los alimentos según normas Judías.

“Cada cristal de azúcar producido en los ingenios azucareros del país está totalmente libre de cualquier contaminante, es decir, nuestra azúcar está libre de metales pesados, materia extraña, crecimiento microbiano, plaguicidas-insecticidas, alérgenos, entre otras. De esta forma cumplimos con los reglamentos nacionales e internacionales de inocuidad y garantizamos la seguridad alimentaria”, informó el Abogado Gerardo J. Guillén, Director Ejecutivo de la Asociación de Productores de Azúcar de Honduras – APAH.

Agregado a esto, el azúcar que consume el hondureño también está fortificada con Vitamina A, permitiéndole al producto perdurar con propiedades vitamínicas que benefician la salud del consumidor, “pero este será tema para otra entrevista”, especificó entre risas el Director Ejecutivo de la APAH.

El azúcar que consume el hondureño también está fortificada con Vitamina A, permitiéndole al producto perdurar con propiedades vitamínicas que benefician la salud del consumidor.