En el marco de la alerta sanitaria del COVID-19, Walmart de México y Centroamérica procura garantizar el abasto adecuado de productos de primera necesidad para las familias centroamericanas en un entorno seguro para sus clientes y asociados.

En este espíritu se han reforzado los controles y medidas de inocuidad en toda la cadena de abasto, desde los centros de producción hasta las plantas, centros de distribución, así como las 110 tiendas a nivel nacional, en sus cuatro formatos Walmart, Supermercados Paiz, Maxi Despensa y Despensa Familiar.

Como parte de las medidas de bioseguridad en tienda se han implementado protocolos para el ingreso de los clientes con sanitización de superficies, se ha facilitado el suministro de alcohol en gel, limpieza constante de carretas y asegurando un correcto distanciamiento entre clientes de al menos dos metros.

Aunado a esto, todos los asociados, proveedores de servicios, mantenimiento, transportistas, displays, se apegan a los mismos protocolos de bioseguridad utilizando la mascarilla de carácter obligatorio en tienda, así como el cumplimiento de otras medidas como la desinfección constante de manos con agua, jabón y gel, como evitar el saludo con contacto físico, mantener el distanciamiento.

También, se han instalado pantallas de acrílico en cajas con el fin de evitar el contacto físico y mantener un distanciamiento adecuado.

Mey Hung, gerente de Asuntos Corporativos Honduras, dijo que: “Como compañía hemos trabajado fuertemente para asegurar todas las medidas de bioseguridad necesarias en todas nuestras tiendas, procesos que desde siempre hemos hecho, pero hoy ante esta pandemia estamos reforzando para asegurar a nuestros clientes un ambiente seguro e higiénico.”

Walmart de México y Centroamérica también decidió que todos los asociados en condición de vulnerabilidad, por padecer enfermedades de base como hipertensión, diabetes, asma, entre otras, permanecieran en casa con opciones de teletrabajo.

Refuerzo en medidas de bioseguridad: limpieza en caja.