La Escuela Especial Emanuel tiene un lugar ganado en el corazón de Operadora Portuaria Centroamericana (OPC). No solo son los responsables del financiamiento del 100 por ciento de la construcción de sus nuevas instalaciones sino también los promotores para que todos los colaboradores se involucren, de una forma u otra, con esta obra.

Este año, los colaboradores de OPC iniciaron recolectando útiles escolares nuevos para distribuir a los más de 105 alumnos con que cuenta la escuela. El lunes 6 de enero se instaló una caja frente a las oficinas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) adonde se recibieron útiles que cumplen con las necesidades específicas de los alumnos de la escuela, dentro de ellos: cuadernos, mochilas, lápices de grafico, boligrafos, plastilina, pegamentos, borradores, sacapuntas, crayones de colores, lapices de colores, acuarelas, juegos de reglas.

La colecta terminó el viernes 14 de febrero, día del amor y la amistad, y todo lo recolectado se entregó el martes 18 de febrero. A la entrega asistió el equipo de voluntariado corporativo, dirigido por el equipo de RSE y se sumó el Director General de OPC, Juan Corujo quien hizo mención de la próxima inauguración de la Escuela Emanuel.

Asimismo, el pasado 21 de febrero OPC entregó 40 pupitres a la escuela y Casa Hogar María Mazzarello, ubicada en San Pedro Sula, departamento de Cortés.

Para Meyvi Castaneda, gerente de Responsabilidad Social Empresarial de OPC es un gusto poder contribuir con esta obra. “Sabemos que todo lo que se hace en esta escuela tiene un fin y un propósito muy noble y nos gusta ser parte de este proyecto”. El donativo de OPC está valorado en L. 25,602.40.

Equipo de voluntarios que participaron en la actividad de entrega de útiles escolares, entre ellos Alba Serpas y Luis Coello del equipo de RSE de OPC.

Voluntarios ordenando y haciendo actividades para brindarles las donaciones a los niños.

La escuela María Mazzarrello fue fundada en 1966 por Sor Amalia Argüello y un grupo de ex alumnas del instituto María Auxiliadora, Mayvi Castañeda junto a alumnas con los pupitres donados.

La escuela atiende a más de 250 alumnas de bajos recursos desde kinder hasta séptimo grado. En la fotografía Mayvi Castañeda con Sor. Berta Arita.