Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 se han convertido en herramientas sostenibles que han transformado realidades, haciendo conciencia en el sector empresarial y gubernamental a incorporar estrategias con el objetivo de mejorar el entorno de las generaciones actuales y las del futuro.

Las alianzas que buscan contribuir al ODS #17 deben tener una visión y objetivos claros y compartidos que lleven una transformación sostenible en el tiempo, porque estas son las que tienen mayor oportunidad de generar soluciones que sean integrales. Sin el cumplimiento de este objetivo, es un desafío aún más grande lograr acercarnos a alcanzar los otros ODS.

Hay siete características de las alianzas para el desarrollo que identificó el Pacto Mundial:

  1. Transformadoras: estas pueden servir de palanca para impulsar transformaciones sistémicas en las normas sociales, los mercados o las políticas públicas.
  2. Adaptadas al contexto: es conveniente que las alianzas se adapten al contexto local, nacional, regional o global en el que se desarrollan, porque cada lugar enfrenta sus propios retos en materia social, ambiental y económica. Aquí, nos podemos apoyar de informes para conocer la situación de cada país respecto a varias perspectivas del desarrollo sostenible.
  3. Innovadoras: necesitamos innovar en la estructura actual de los modelos de alianza como en las áreas que se enfocan los proyectos, sobretodo en los proyectos que buscan ayudar a dar acceso a servicios esenciales como el agua, la educación, la salud, la energía, la vivienda o trabajo decente.
  4. Escalables: es aquella que hace que el proyecto aumente gradualmente su impacto e influencia. También podemos decir que se adapte a las circunstancias cambiantes o que pueda replicarse en diferentes contextos en el medio o largo plazo.
  5. Inclusivas: las alianzas deben contar con la participación de forma igualitaria y para que sea eficaz, es necesario involucrarlos desde la fase inicial hasta el período para tomar decisiones. La comunicación interna es muy importante porque permiten comunicar reclamaciones, sugerencias y expectativas en cualquier momento.
  6. Transparentes: Para fomentar la transparencia se han de definir estructuras claras de coordinación, donde cada actor conozca sus responsabilidades e informe periódicamente el resto de los participantes de los avances que va llevando a cabo.
  7. Cuantificables: es sumamente importante conocer el grado de impacto de un proyecto de forma cuantificable, para esto, se debe establecer indicadores asociados que se vean reflejados en los informes periódicos de los avances conseguidos.

Las alianzas no se logran trabajando de forma aislada, es necesario unirse con otras entidades que compartan la visión y los objetivos como organizaciones. Existe ya alianzas entre el sector gobierno, empresarial y social, que han logrado efectos satisfactorios.

Bruce Burdett, Presidente de Fundahrse.