cana-de-azucar

Fundahrse posee entre sus miembros empresariales, a todas las azucareras que existen en Honduras, mediante la Fundación Funazucar, los ingenios azucareros han podido realizar diferentes programas y proyectos enfocados en la educación de su red de colaboradores y sus familias. Además, generan energía limpia, utilizando el bagazo de la caña para alimentar sus plantas de biomasa. En la actualidad la industria azucarera está entregando 1945 kilovatios de energía limpia por hora.

Honduras produce más de cinco millones de toneladas anuales de caña de azúcar, destinando más de 80 mil manzanas de las cuales el 60 por ciento pertenece a la industria y el 40 por ciento restante a productores independientes.

Eso convierte a la agroindustria azucarera del país en el principal generador de empleo en sus áreas de influencia, proveyendo trabajo al 44 por ciento de la población económicamente activa de las zonas.

El cultivo de caña de azúcar representa, además, un cultivo amigable con el medio ambiente por su elevada eficiencia fotosintética en comparación con otros cultivos comerciales, que le permite una mayor utilización de la energía solar y consecuentemente, un mayor coeficiente de absorción del CO2 atmosférico.

Solamente por esto, la caña de azúcar representa un aporte ecológico de importancia como vía para aliviar el calentamiento de la atmósfera que se origina a través del llamado “efecto invernadero”.

La expansión del cultivo de caña de azúcar ha arrastrado mano de obra, tecnología, hábitos, historia, formas de organización y relaciones sociales de producción.

El jugo de la caña de azúcar es rico en nutrientes y a partir de él se elaboran bebidas fermentadas. Es asimismo un excelente remedio para rehidratar el cuerpo.

Fuente: La Tribuna  e Infoagro