Mensaje del Presidente

Mensaje de Despedida

Un apretón de manos y un hasta luego…

Por Jacobo Kattan: Presidente de la Junta Directiva de FUNDAHRSE


Comenzar algo desde la nada siempre es un desafío. Y mucho más cuando se trata de modificar los esquemas mentales de las empresas y los empresarios. Diez años atrás un pequeño grupo de ciudadanos creímos que había llegado el momento de incrementar las apuestas por el sector empresarial y esto significaba, concretamente, introducir de manera sistemática los conceptos de Responsabilidad Social desde una visión técnica, creativa pero ante todo desde un enfoque más pleno y participativo. Aunque la Responsabilidad Social Empresarial ya era parte del diario vivir en cientos de compañías de renombre mundial, en nuestro medio, dichas actividades eran todavía embrionarias e informales y por lo mismo, poco visibles. La primera tarea para nosotros fue fundar una institución sólida y creíble que nos sirviera de plataforma para convocar a empresarios y empresas que quisieran integrarse a un modelo de participación institucional donde la Responsabilidad Social fuera nuestro lema y al mismo tiempo nuestra finalidad. Así surgió FUNDAHRSE y así creció en su primer decenio.

Todo inició con aportaciones de veinte empresas fundadoras que nos transmitieron inspiración y confianza. Dichas empresas fueron durante el primer año las únicas que creyeron fielmente en nuestra razón de ser. Pero esto fue suficiente para estructurar un equipo de trabajo, pequeño es verdad, que asumió las tareas fundamentales para volvernos, en primer lugar, creíbles y en segundo lugar, probables.

Desde luego, sin el apoyo puntual de Centrarse de Guatemala y Fundemas de El Salvador, las dificultades típicas del comienzo hubieran sido agobiantes. A través de Forum Empresa, organización promotora de la RSE en las Américas, recibimos el intercambio de experiencias en las conferencias internacionales organizadas en el continente, donde acudían expertos internacionales y empresas reconocidas. Nuestra clave fue cada día enfocarnos en los detalles que hacen de la Responsabilidad Social Empresarial una forma de cultura empresarial.

Hoy FUNDAHRSE es otra. Existe, Cautiva, Posee presencia pero ante todo tiene un largo camino por recorrer. En el 2004 éramos apenas 20 empresas y el hecho de ser hoy 105 representando un corte transversal de la economía e impactando en gran medida en el PIB nacional dice mucho de la rapidez con la que hemos aprendido y del empeño con que nos hemos movido. Hoy la cultura de Fundahrse forma parte de las cadenas de valor de todas las empresas que la conforman y lo más admirable es que estos encadenamientos en su gran mayoría son parte del sector PYMES.

La RSE ya es un lenguaje que se habla con frecuencia en el mundo empresarial Hondureño. Este es un buen logro para una década, pero también sabemos que todos los días hay un nuevo comienzo. Los compromisos que las empresas han asumido con el tema son palpables en muchos sentidos. El simple hecho de que las empresas se vayan acostumbrando a las evaluaciones anuales en sus prácticas sociales es toda una proeza.  Hoy las empresas y ante todo los empresarios utilizan con mayor familiaridad los indicadores regionales de RSE, INDICARSE, que están homologados con la Guía ISO 26000 de Responsabilidad Social aprobada en el 2010 a nivel mundial y  adoptada como norma nacional por nuestro país.

En los 10 año que he servido como presidente de la Junta Directiva de FUNDAHRSE, he sentido y vivido a plenitud el tremendo reto de enfrentarme a las distintas mentalidades empresariales de mi país, pero a la vez he aprendido que la responsabilidad social empresarial es un bien muy complejo que no se puede conseguir sin el entusiasmo del empresario por formar parte de luchas que se libran más allá de los planteles.

Para todos los miembros de Fundahrse, mi sincero agradecimiento por haberme dado, durante esta década, el privilegio de liderar la Junta Directiva de esta excelente organización que juntos creamos y que gracias al esfuerzo y compromiso de todos, ya cuenta con el reconocimiento nacional e internacional. También mi agradecimiento para el equipo de colaboradores, liderado por Roberto Leiva, por la dedicación, el profesionalismo y el esfuerzo que siempre le imprimen a su labor.

Dejo la presidencia, pero continúo siendo parte integral de la institución y dejo constancia escrita de mi compromiso de seguir trabajando por la RSE y con FUNDAHRSE, y confío plenamente que mi sucesor continuará fortaleciendo la fundación e impulsando la RSE, no tengo ninguna duda de que el nuevo presidente de la Junta Directiva traerá un nuevo estilo, otras ideas y novedosas estrategias para que los grandes anhelos de la fundación se realicen y se multipliquen.

Jacobo  Gabriel Kattán

Presidente