Mensaje del Presidente

El Nuevo Reto: Consumidores Responsables

 

El concepto de empresas socialmente responsables cada vez toma mayor importancia en nuestro país, sin embargo, se habla muy poco acerca de los consumidores responsables.

Según los mercadólogos consumir significa satisfacer una necesidad o un deseo, mediante la adquisición de bienes o servicios.

Debemos reflexionar si somos realmente consumidores responsables. Por ejemplo, cuando vamos al supermercado en nuestra decisión de compra consideramos los productos que no contaminan el medio ambiente o aquellos donde no se ha utilizado mano de obra infantil para su fabricación o  sencillamente escogemos  en base al precio y la calidad.

Según los grupos a favor del consumo responsable se debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El impacto ambiental desde el punto de vista del ciclo de vida del producto a comprar, valorando los procesos de producción, transporte, distribución, consumo y residuos que deja el producto.
  • La huella ecológica que determinado estilo de vida y consumismo producen.
  • Determinar qué empresas, productos y servicios, respetan el medio ambiente y los derechos humanos para preferirlos frente a otros que no cumplan con los citados requisitos.
  • Plantear el tipo de comercio que se desea favorecer.
  • Asegurar la calidad de lo comprado.

El grado de conciencia de los consumidores se determina principalmente por las empresas que estos prefieren al momento de realizar sus compras.

De acuerdo con Intermón Oxfam, “cuando compramos productos de comercio justo o alimentos de cultivo ecológico, cuando utilizamos el transporte público o la bicicleta, cuando utilizamos bombillas de bajo consumo, cuando apostamos por empresas responsables o ahorramos en la banca ética; cuando en vacaciones se elige por un turismo sostenible o cuando uno se adhiere a campañas contra la explotación laboral, se está actuando como un consumidor responsable y por ende, como un ciudadano responsable.”

Es importante que organizaciones que promueven la responsabilidad social empresarial, como es el caso de FUNDAHRSE, junto con las empresas socialmente responsables fomenten una nueva cultura de consumo responsable, asimismo, el Estado puede contribuir a través de la educación sensibilizando a la juventud sobre la importancia de este tema para lograr el desarrollo sostenible del país.