ChildFund donó recientemente más de 10 mil kits de higiene para niñas, niños, jóvenes, adolescentes y sus familias, a la Dirección de Niñez y Familia (DINAF) quien recibe y atiende a la niñez migrante deportada y que regresa en condiciones de alta precariedad y vulnerabilidad.

En este tiempo de Coronavirus la necesidad de proteger a este grupo poblacional se vuelve mucho mayor pues además de que cuentan con muy poco, el tránsito por diferentes países y la concentración en centros de refugio les limita el aislamiento físico, medida de seguridad de alta prioridad, según los médicos.

Es por ello que ChildFund decidió, gracias al apoyo de Lutheran World Relief donar más de 10 mil kits de higiene con valor superior a L. 787,000.00 que contienen, entre otros implementos, toalla y jabón, fundamentales para el constante lavado de manos y prevenir el contagio del Covid19.

Las y los niños retornados tienen enormes carencias y contribuir a su seguridad es fundamental para ChildFund. La Licenciada Tania Padilla, del Programa de Migración de DINAF explicó que «este es un importante apoyo» pues continuamente están recibiendo niños a los que tienen que atender tanto en San Pedro Sula, como en Tegucigalpa.

Durante esta crisis originada por el Coronavirus, ChildFund ha realizado importantes donaciones de alimentos, kits de higiene y kits de bioseguridad para reducir el sufrimiento de las familias y ayudar a proteger a los niños, niñas, jóvenes y adolescentes de Santa Bárbara y el sur de Francisco Morazán que producto de esta pandemia tienen restricciones para trabajar, atender su salud y educación.

Personal de DINAF y ChildFund

Personal de Dinaf y ChildFund, entre ellos, Tania Padilla de Dinaf; Waleska Zelaya y Gilbert Fonseca de ChildFund.

Personal revisando las cajas para donación.

Equipo de trabajo mientras cargan las donaciones para el transporte de la mismas.