Cargill es una compañía comprometida con la igualdad de género y fomenta el empoderamiento de las mujeres, no solo dentro de la empresa, sino en todas las cadenas de suministro.

Y es que, como parte de ese compromiso, Cargill se propuso que para el 2030 el 50% de las posiciones de liderazgo en la compañía sean asumidas por mujeres, y para el 2025 esperan contar con el 40%.

Asimismo, la compañía reconoce el rol fundamental que desempeñan las mujeres en la agricultura, por lo que en alianza con organizaciones como CARE y Heifer International brinda y defiende el financiamiento inclusivo, acceso a los mercados, derechos a la tierra y la educación.

“En Cargill, estamos convencidos que cuando las mujeres tienen la oportunidad de obtener ingresos, la comunidad prospera porque ellas están en el corazón de muchas comunidades agrícolas y son un vínculo vital entre las granjas y las familias”, destacó Blanca Villela, Director Regional de Comunicaciones C.A., Colombia y líder de la Red Global de Mujeres de Cargill.

Villela agregó que, en muchas partes del mundo, más de la mitad de los pequeños agricultores son mujeres, de ahí la importancia de brindarles apoyo para el acceso a recursos productivos. En Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, durante el período de septiembre 2019 a julio de 2020, el proyecto Nutriendo el Futuro, ejecutado en alianza con CARE Internacional, ha brindado apoyo a 2,000 productores, de los cuales 65% son mujeres.

También se ha brindado asistencia técnica y capacitación a 1,735 mujeres centroamericanas, de las cuales 681 son madres vulnerables con niños matriculados en escuelas que reciben el apoyo de Nutriendo el Futuro. Otras 4,134 mujeres recibieron capacitación en igualdad de género, derechos humanos, liderazgo y prevención de la violencia de género.

Transformando la vida en las comunidades y las familias

Melissa Esperanza Rendón Fajardo es esposa y madre de tres hijos en San Marcos, Santa Bárbara. Además, es miembro de la Unión de Ahorros y Crédito «Familias Benditas» y ocupa un puesto de liderazgo como Secretaria de la Junta Directiva. Es emprendedora y beneficiaria del proyecto Nutriendo el Futuro, apoyado por CARE y Cargill.

“Debido a que mi esposo se quedó sin trabajo por la pandemia, decidí reactivar una empresa de venta de pollo asado en casa. Mi esposo construyó un horno y ayudó con el trabajo de preparación mientras yo me ocupaba de las ventas, que aumentan día a día. Durante la pandemia de COVID-19, recibí un vale en efectivo de Nutriendo el Futuro para revivir mi sustento. Con esto, pude comprar más insumos para mi negocio, incluido el pollo y el aceite del norte. Con el apoyo de CARE y Cargill, mi negocio se ha fortalecido y ha generado más ganancias”, comentó Mellissa.

Mellissa sueña con tener, en el futuro, un comedor formal para vender comidas caseras, una actividad que la apasiona y motiva.