A través de la alianza que Cargill mantiene con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y USAID desde el 2017, más de 170 pequeños productores de los municipios de Corquín, Copán y de Azacualpa, Santa Bárbara, se han convertido en proveedores de vegetales y frutas para las mancomunidades que luego abastecen centros educativos para ración fresca en la merienda escolar. 

El PMA y Cargill han estado colaborando para apoyar los esfuerzos de alimentación escolar desde hace muchos años y USAID se unió a esta colaboración para proporcionar comidas nutritivas diarias, educación sobre nutrición, soluciones innovadoras para mejorar la información y el acceso a los mercados, así como para mejorar la infraestructura de agua y saneamiento de las escuelas.

A la fecha, Cargill ha logrado la capacitación de 407 docentes quienes finalizaron módulo dos de la Guía metodológica para la enseñanza de alimentación y nutrición, 299 miembros del Comité de alimentación escolar capacitadas en preparación de alimentos, higiene personal, elaboración de menús diversificados, y nutrición básica. Adicionalmente se entregaron 986 unidades de material educativo a los directores de cada red educativa, y se logró la evaluación nutricional en 547 niños y niñas de prebásica, entre las edades de 4-6 años.

Dando un total de 124 escuelas atendidas y 6,092 niños beneficiados. Con una inversión de $500 mil dólares de parte de Cargill y de $350 mil dólares de parte de USAID se han desarrollado las capacidades técnicas para el cultivo, el acceso al mercado, el conocimiento en seguridad alimentaria y nutricional alrededor de las escuelas entregando un modelo integral y sostenible.

Los niños aprenden a valorar los alimentos, y aprenden las tareas que llevan a cabo para la obtención de los mismos.

Dentro de estas actividades incluye la de cría avícola.