Más de 100 mil centroamericanos están siendo beneficiados con acceso a alimentos y otros productos de primera necesidad, a través de los Bancos de Alimento  en Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, con una contribución por parte de Cargill de US $ 224,500.00,  en alivio a la pandemia por COVID-19 en la región.

Cargill y sus marcas comerciales refuerzan su compromiso con Centroamérica y a través de esta nueva contribución a favor de cientos de familias de mayor vulnerabilidad que han podido complementar y mantener su seguridad alimentaria gracias a  la gestión de los Bancos de Alimento en cada país.

Comunidades beneficiadas

Los beneficiados con la entrega de alimentos y productos de primera necesidad en la región son: 30 mil personas en Guatemala, 29 mil  en Honduras, más de 16 mil en Nicaragua y 25 mil en Costa Rica.

Para la entrega y distribución de la ayuda, los Bancos de Alimento han trabajado junto con organizaciones asistenciales en cada uno de los países,  que atienden a poblaciones vulnerables. También Cargill les ha brindado apoyo logístico para la contratación de personal para empaque, recuperación y distribución de alimentos, compra de unidades de transporte y combustible, equipos para sus bodegas de almacenamiento, entre otros.

“Seguimos comprometidos con esta región y viviendo nuestro propósito de nutrir al mundo de forma segura, responsable y sostenible. Desde el inicio de esta pandemia, hemos realizado esfuerzos e inversiones adicionales para contribuir a solventar las principales necesidades de nuestras comunidades”, expresó Xavier Vargas, Presidente de Cargill Centroamérica.

Este es solo un ejemplo de cómo Cargill está trabajando con organizaciones sin fines de lucro y ONGs socias en todo el mundo para apoyar la seguridad alimentaria, salud y seguridad y los desafíos de la agricultura y la industria alimentaria, debido a la propagación de COVID-19. Además de donaciones monetarias, estamos colaborando con organizaciones sin fines de lucro de todo el mundo para donar alimentos, ingredientes y otros productos de alta necesidad para aquellos que son vulnerables durante esta pandemia. Por ejemplo, Cargill ha donado en todo el mundo más de 1,500 toneladas de alimentos a comunidades locales donde viven y trabajan nuestros empleados. La respuesta COVID-19 global y regional de Cargill se guía por nuestro propósito de nutrir al mundo de una manera segura, responsable y sostenible.

Para conocer más sobre el impacto positivo logrado por Cargill y sus organizaciones socias, de clic aquí.