Alfazucar cambia la vida de 43,000 hondureños al sacarlos del rezago escolar, como parte del proyecto de alfabetización que promueve Funazucar en las zonas de influencia de la agroindustria azucarera de Honduras.

Uno de estos hondureños a los que la educación les ha cambiado la vida es el profesor Cristian Gonzales, quien en la aldea de Los Pajarillos en Cantarranas ha superado las barreras y luego de ser uno de los becados del proyecto  ahora es un líder en la zona.

Cristian comenzó su tarea enseñando a leer la biblia a sus hermanos de la iglesia Profética Nueva Betania, sin embargo, desde 2014 con Alfazucar logró ampliar su proyecto a toda la comunidad. Alfazucar es un proyecto educativo de alfabetización, educación básica y bachillerato, orientado a jóvenes y adultos con rezago escolar impulsado por FUNAZUCAR, el cual brinda becas de estudio y el material educativo a los beneficiados.

Alfazucar nace en 2008 luego de una alianza entre FUNAZUCAR y la Secretaría de Educación que hasta a la fecha ha alcanzado a más de 43,000 hondureños que aprendieron a leer y escribir. Algunos salieron del rezago escolar hasta el noveno grado.

En 2009 son 453 los beneficiados por este programa social que busca contribuir a reducir los índices de analfabetismo en el país y para brindar nuevas oportunidades a las comunidades de influencia del sector azucarero, con el fin de mejorar la calidad de vida.

De acuerdo a la última encuesta de hogares del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el 12.8% de la población mayor de 15 años no sabe leer ni escribir. Este porcentaje llega a 20 en las zonas rurales. Por esa razón, FUNAZUCAR extiende su radio de acción en 18 comunidades de los departamentos de Cortés, Santa Bárbara, Francisco Morazán y Choluteca, de los más poblados del país y en donde tienen influencia los ingenios azucareros.

Los becarios del programa mejoran sus oportunidades laborales al culminar su noveno grado, además, el alcance es mayor porque al tener a padres de familia estudiando ellos adquieren conciencia de que la educación es importante y apoyan a sus hijos para que no abandonen la escuela, explicó Elsa Osorto, Directora Ejecutiva de FUNAZUCAR.

La mayoría de los beneficiarios dejaron de estudiar porque no tenían dinero para movilizarse a otras comunidades donde había centros de educación básica y por esa razón el programa es desarrollado en aquellas comunidades donde no hay escuelas, logrando un impacto social enorme porque muchas veces los padres no tienen recursos para enviar a sus hijos a otras aldeas. Algunos de los estudiantes de Cristian, en la aldea Los pajarillos ya culminaron su noveno grado y ahora se preparan para iniciar el bachillerato.

FUNAZUCAR y la Secretaría de Educación socializan el proyecto en las comunidades, levantan la matrícula, entregan los materiales educativos, identifican a los voluntarios facilitadores quienes son los que ayudan con el proceso de enseñanza y aprendizaje de los becarios, supervisión y seguimiento, proceso de certificación y cierre del periodo escolar.

FUNAZUCAR es la fundación de la agroindustria de la caña de azúcar de Honduras, los ingenios azucareros que forman parte de este gran y noble proyecto a nivel nacional son: Azucarera La Grecia, Compañía Azucarera Hondureña (CAHSA), Azucarera Tres Valles, Compañía Azucarera SER Chumbagua, Azucarera Choluteca y Azucarera Yojoa.

Algunos de los estudiantes de Cristian, en la aldea Los pajarillos ya culminaron su noveno grado y ahora se preparan para iniciar el bachillerato.