La industria de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) apenas aporta el 2% de las emisiones totales de CO2. Sin embargo, contribuye notablemente a la reducción de emisiones de otros sectores más contaminantes.

La ciudad de Curitiba, capital del estado de Paraná, Brasil, se impuso sobre otras candidaturas y ganó el premio Globe Award 2010, en la categoría de Globe Sustainable City Awards 2010, en reconocimiento a su excelente plan de desarrollo urbano sostenible. El galardón verde se lo entregaron a las autoridades municipales en Estocolmo, Suecia, a finales de abril.

“Yo felicito a Curitiba por ganar el prestigioso premio de la Ciudad Más Sostenible del 2010. Es un ganador muy sólido, con un excelente plan maestro municipal, vinculado a innovación y futuro sustentable”, dijo Jan Sutresson, del jurado seleccionador, presidente de la Agenda Global “Gobiernos del futuro” del Foro Económico Mundial y socio de PricewaterhouseCoopers.

Curitiba, ciudad ubicada al sur de Brasil y de 3.5 millones de habitantes, se impuso sobre otras candidaturas, entre ellas, Malmo (Suecia), Murcia (España), Songpa (Corea del Sur) y Sydney (Australia).

Entre las muchas cualidades de Curitiba como ciudad verde, destaca su emblemático sistema de transporte público, que descansa sobre una gigantesca flota de buses, la cual traslada a diario a dos millones de personas, con puntualidad y eficiencia.

El gobierno local administra y regula el transporte público, pero las rutas las desarrollan alrededor de 28 empresas privadas que funcionan como concesionarias.

En los buses públicos de Curitiba, por primera vez en el mundo, Ericsson instaló una red de banda ancha móvil 3G, en alianza con la empresa Dataprom, proveedora de soluciones de transporte público en Brasil.

El resultado: un sistema de transporte inteligente, que permite a los usuarios mantener sus equipos móviles conectados y adquirir tickets electrónicos; a la vez, los controladores pueden acceder a información de mayor rango de la flota y monitorear las rutas en tiempo real.

“Ellos han desarrollado un sistema de transporte inteligente que ya es famoso a escala mundial, pues representa un sistema eficiente, sin filas, con formas de pago electrónico. Con un servicio de transporte público, los pobladores dejaran sus vehículos en sus casas y utilizarán los buses. Eso implica la reducción de las emisiones de CO2″, explicó Carla Belitardo, directora de Desarrollo de Negocios y Mercados de Ericsson en América Latina. Belitardo, entrevistada durante el evento Green Solutions —que se llevo a cabo en Cancún, México en diciembre del 2010—, dijo que con la red de banda ancha móvil 3G que instaló Ericsson en 5.000 unidades de transporte público se puede determinar la ubicación exacta de cada bus, es posible colocar cámaras para brindar más seguridad a los pasajeros y monitorear el trato de los conductores a los usuarios.

El próximo paso, añadió Belitardo, será habilitar en los buses de transporte público la opción de pagar electrónicamente, a través del teléfono móvil, para evitar llevar tarjeta, dinero en efectivo o atrasarse en comprar un ticket electrónico. Esa modalidad, dijo, ya se está implementando en España.

Eficiencia energética y e-Salud

Además de aplicaciones en el transporte público, Ericsson desarrollará un ambicioso proyecto de modernización en la distribución de energía, en alianza con la empresa Hydro-Quebec, que se iniciará en el 2012 y consiste en cambiar los medidores analógicos por digitales, y desarrollar así la plataforma denominada smart metering (medición inteligente), con la cual se logra mayor eficiencia al reducir las perdidas.

“Será un sistema de distribución energética más efectivo, pues estarán conectadas máquina a máquina (machine to machine) y ellos podrán medir continuamente el consumo de energía en cada hogar, en cada bloque o en la ciudad. Con ese sistema integrado inteligente, la distribución será más efectiva, habrá menos pérdida en la red y, por ende, se reducirá la emisión de CO2″, dijo Belitardo, ejecutiva de Ericsson en América Latina.

Además, con la experiencia en e-Salud, desarrollada en Croacia, India y la República Popular de China, Ericsson está forjando alianzas con la empresa Telesalud —que opera en Venezuela desde hace más de una década y atiende a miles de pacientes en el estado Bolivar— para llevar la telemedicina a. las comunidades más recónditas del país sudamericano, donde trasladar a un paciente representa prolongadas jornadas de camino.
El proyecto contempla llevar a esas comunidades aisladas dispositivos de salud que registran información de datos vitales de cada persona, entre estos, peso, presión arterial, ritmo cardiaco, etcétera.

Esta información se transmite, a través de una plataforma de comunicación satelital, a la central del proveedor de telemedicina. Allí es procesada y analizada por especialistas, quienes hacen un diagnóstico y determinan el tratamiento medico adecuado. Este puede ser monitoreado por personal de salud en campo.

“Estamos haciendo pruebas para adaptar los dispositivos a nuestras realidades, para monitorear las enfermedades mas comunes y de acuerdo con nuestras prioridades. Hemos empezado con Telesalud en Venezuela, pero tenemos alianzas ya establecidas en Brasil y sectores interesados en Chile, México, Colombia y Argentina. Hay interés por la tecnología, el desafío ahora es hacer las pruebas y promover la incorporación de universidades y otros aliados naturales en el tema”, dijo Belitardo.

Finalmente, apuntó que también están orientando esfuerzos hacia sectores como gas y petróleo para que se incorporen técnicas y sistemas inteligentes, por ejemplo, en los oleoductos, donde con frecuencia se registran accidentes, fugas y hasta robos.

Prioridades en Telefónica

En la sede de Telefónica S.A., en Madrid España, funciona —desde junio del 2008— la Oficina del Cambio Climático, encargada de impulsar iniciativas y proyectos a nivel global para contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de este gigante de las telecomunicaciones.

Daniela Torres, de la Oficina de Cambio Climático de Telefónica, explicó que están desarrollando programas de eficiencia energética para reducir el consumo de energía, de combustibles, y contribuir así a disminuir la huella de carbono del sector de las TIC, que apenas representa un 2% de las emisiones de CO2 globales.

En esa dirección han innovado y desarrollado iniciativas más eficientes de energía; entre ellas, el sistema free-coling, el cual busca aprovechar el aire externo, reducir así el uso de los aires acondicionados y, con ello, usar menos energía, menos combustible y emitir menos CO2.
Torres indica que la meta es reducir en 30% el consumo de energía en las redes, y aseguró que llevan medio camino recorrido, ya que registran un cumplimiento del 15%.

“Vamos avanzando poco a poco, este es un logro de las operaciones de Telefónica en todos los países. Mediante el grupo de trabajo de eficiencia energética, logramos compartir las mejores prácticas y experiencias”, dijo Torres, otra de las expertas que congrego la cumbre de Cancún.

Por otra parte, la ejecutiva de Telefónica explicó que, en las comunidades donde es viable, están llevando la energía renovable a las estaciones de telefonía móvil, con un sistema híbrido, que combina el uso de energía eólica con energía solar.

Iniciativas verdes de esta naturaleza se están implementando en México, Chile, Irlanda, Ecuador, Perú y Centroamérica.

Fuente: Revista Estrategia y Negocios, p. 78 y 79.
Por: Roberto Fonseca.
Publicada: Julio de 2011.