Unas 12,000 familias pobres se beneficiarán en el inicio del Banco de Alimentos de Honduras (BAH) creado este jueves con apoyo del sector privado, la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

De izq a der. Guillermo Verhelst, Aline Flores, Mey Lang Hung, Jacobo Regalado, Elsa Osorto, Reinaldo Ramírez. La mesa principal fue encabezada por los fundadores del primer Banco de Alimentos de Honduras: Banco Atlántida, Lacthosa Sula, Funazucar y Walmart de México y Centroamérica, tomando como ejemplo organizaciones similares que operan con éxito en México y Estados Unidos.

La iniciativa sin fines de lucro y autofinanciable, arrancará en Tegucigalpa, pero la meta es consolidarse en la captación y distribución de alimentos en sectores de San Pedro Sula, La Ceiba y la zona sur del país.

El titular de la SAG, Jacobo Regalado informó que apoyarán en forma complementaria en aspectos logísticos, inocuidad y técnico. “Solo en el inicio de operaciones esperamos atender unas 12,000 familias”.

Varias empresas recolectarán alimentos y productos aptos para consumo humano que distribuidores e industrias no pueden comercializar por presentación y calidad, expuso la presidenta del BAH, Mey Hung.

Posteriormente, mediante un proceso sencillo, el Banco de Alimentos identificará los donantes, luego elaborarán canastas para venderlas al 12 por ciento del valor comercial a instituciones receptoras.

Parte de los asistentes en el lanzamiento de la iniciativa del sector privado.

Hung, usó como ejemplo que una bolsa con 20 libras de alimentos, valorada comercialmente en 600 lempiras, podrá ser obtenida por instituciones identificadas a 72 lempiras.

“Estamos avanzando en la identificación de los más necesitados, confiamos llegar a la meta con apoyo de nuevos donantes”, expresó la vicepresidenta del Banco de Alimentos y directora ejecutiva de Funazucar, Elsa Osorto.

Los altos índices de desnutrición afectan a casi dos millones de hondureños, en su mayoría niños menores de cinco años, trascendió durante el lanzamiento.

La presidenta de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), Aline Flores expuso que esta asociación es parte de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). “Es un orgullo apoyar el Banco de Alimentos de Honduras, una iniciativa de la empresa privada comprometida con su comunidad y el país”.

El primer banco de alimentos surge en Estados Unidos, posteriormente se extendió Latinoamérica, a nivel de la región solo Guatemala y Honduras cuentan con una asociación de este tipo.