Bruce Burdett¿A qué nos referimos cuando hablamos de prácticas justas de operación según la Norma ISO 26000? se refieren a la conducta ética de una organización en sus transacciones con otras organizaciones, incluyendo agencias gubernamentales, socios, proveedores, contratistas, clientes, competidores y las asociaciones de las cuales son miembros.

Entonces es como pensar en la manera en que nuestra organizacion utiliza esa relación que tiene con otras organizaciones para promover resultados positivos a través del liderazgo y por supuesto, de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

¿Qué necesitamos para lograrlo? Tener un comportamiento ético para establecer y mantener relaciones legítimas y productivas con toda organización o persona con la que trabajemos. Por esta razón, es elemental promover y fomentar normas de conducta ética en nuestras prácticas operativas como negocio.

No solo eso, como organización debemos implementar prácticas preventivas de corrupción a través del respeto al principio de legalidad, adhesión y cumplimiento de las normas éticas, rendición de cuentas y la transparencia. Asimismo, la competencia justa y el respeto a los derechos de propiedad se pueden lograr, si las organziaciones operan entre ellas de manera honesta, equitativa e íntegra.

En nuestras prácticas justas de operación podrían haber problemas de corrupción, que es el abuso de un poder otorgado, con el objetivo de obtener una ganancia privada y puede manifestarse de diferentes formas: sobornos, conflicto de intereses, fraude, blanqueo de dinero, desfalco, obstrucción a la justicia y tráfico de influencias.

La corrupción es como un cáncer en las organizaciones, socava la eficacia y la reputación ética -que tanto cuesta alcanzarla- y puede convertirla en sujeto de procesamiento penal asi como sanciones administrativas. La corrupción también puede resultar en la violación de derechos humanos, el empobrecimiento de las sociedades y el daño al medio ambiente, además que distorciona la competencia, la distribución de riqueza y el crecimiento económico..

Para prevenir la corrupción una empresa debería, por ejemplo, identificar riesgos de corrupción e implementar y mantener politicas y prácticas que combatan la corrupción y la extorsión, asegurar que sus lideres sean un ejemplo anti-corrupción y brinden compromiso, motivación y supervisión en la implementación de estas políticas anti-corrupción.

Otra de las cosas que podemos realizar en la empresa es apoyar y formar a los colaboradores sobre cómo erradicar el soborno y la corrupción y proporcionar incentivos por los avances en esos tema, asegurarnos que la remuneración de los colaboradores es adecuada y que la reciben solamente por los servicios prestaods en manera legítima, entre otras acciones.

Las prácticas justas de operación tiene otros asuntos de igual importancia que este, sin embargo la corrupción es un flagelo que debe detenerse de la raiz, para lograr el desarrollo sostenible de las organizaciones, las comunidades y del país.

Bruce Burdett, Presidente de Fundahrse.