Bruce Burdett

La Norma ISO 26000 de Responsabilidad Social ha sido una norma internacional poco conocida para los negocios, sin embargo ésta es una norma amigable que permite conocer los diferentes aspectos en que puede verse involucrada la Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

Cuando se aborda la RSE, el objetivo del negocio cambia porque nos damos cuenta que el objetivo final no es lo económico, es hacer un balance entre éstas importantes dimensiones: económico, social y ambiental, es decir, maximizar la contribución al desarrollo sostenible.

Al adoptar la norma, es importante estar consientes de la diversidad social, ambiental, legal, cultural, política y organizativa, así como cada una de sus diferencias, y que sean al mismo tiempo coherentes con el contexto en que se desarrolla la norma; para esto se han seleccionado siete principios en que se basa la norma, importantes para avanzar en el tema de RSE.

  1. Rendición de cuentas

Cada empresa es responsable de rendir cuentas por sus impactos en la sociedad, la economía y el medio ambiente. La rendición de cuentas implica que la organización debe responder ante las autoridades competentes, en relación con las leyes y regulaciones. 

La obligación de rendir cuentas tendrá un impacto positivo tanto en la organización  como en la sociedad. La rendición de cuentas también requiere toma de acciones para prevenir que se repitan los errores y de aceptación de responsabilidad cuando éstos se cometen.

2. Transparencia

Un negocio debería ser transparente en sus decisiones y actividades que impactan a la sociedad, debería revelar de forma clara, precisa y completa suficiente información sobre las actividades de las que es responsable, incluyendo sus impactos conocidos y probables. 

La información debe estar disponible y ser directamente accesible y entendible para todos aquellos que podrían verse afectados de manera significativa por la organización. Esto tampoco implica que se publique información protegida por derechos de propiedad, ni tampoco información privilegiada o que incumpla obligaciones legales, comerciales, de seguridad o de privacidad de las personas.

3. Comportamiento ético

El comportamiento de las organizaciones debería basarse en los valores de la honestidad, equidad e integridad, éstos valores implican la preocupación por las personas, animales y medio ambiente y un compromiso para tratar el impacto de sus actividades y decisiones en los intereses de las partes interesadas. 

4. Respeto a los intereses de las partes interesadas

Una organización debería respetar, considerar y responder a los intereses de sus partes interesadas. Probablemente dentro de nuestras partes interesadas como los clientes, proveedores, comunidad, etc., pueden haber derechos, reclamaciones o intereses específicos que el negocio debería tomar en cuenta. 

5. Respeto al principio de legalidad

Este principio se refiere a la idea de que ningún individuo u organización esta por encima de la ley y de que los gobiernos también están sujetos a ella. El principio de legalidad significa no usar el poder arbitrariamente. Para los negocios socialmente responsables implica que la organización cumpla con todas las leyes y regulaciones aplicables.

6. Respeto a la normativa internación del comportamiento

Las organizaciones deberían respetar la normativa internacional de comportamiento, a la vez, acatar el principio de respeto al principio de legalidad. El negocio debería esforzarse por respetar las normas en la mayor medida posible.

Aquí hay un aspecto importante: la complicidad. En el contexto legal, la complicidad se define como tomar parte en un acto u omisión que tiene un efecto sustancial en la comisión de un acto ilícito. 

En el contexto no legal, una organización podría ser considerada cómplice cuando ayuda a otros a cometer actos condenables que no son coherentes o no respetan la normativa internacional de comportamiento. 

7. Respecto a los derechos humanos

Los negocios deberían reconocer la importancia y la universalidad de respetar los derechos humanos, esto implica que en casos que no se protejan los derechos humanos, la empresa debería dar pasos para respetarlos y evitar beneficiarse de ésas situaciones.

Bruce Burdett, Presidente de Fundahrse