Actualmente vemos el debate sobre las responsabilidades del sector empresarial.

Más y más, los CEOs, directivos y ejecutivos a nivel internacional entienden que los retornos y ganancias de largo plazo dependen de que las empresas entienden y se comprometan a equilibrar las necesidades que tienen sus partes interesadas.

Tomar en cuenta esas necesidades de los clientes, empleados, proveedores y comunidades, buscando relaciones de ganar/ganar,  no solo es importante para las ganancias sino también para poder reducir la desigualdad y reducir la corrupción.

Como ciudadanos nos merecemos tener éxito a través del trabajo duro y la creatividad, a tener una vida con sentido y dignidad, una economía justa que permita celebrar la buena gestión que hemos realizado a nivel económico, ambiental y social.

Como empresas debemos sopesar las ganancias que tenemos previstas a obtener como también las necesidades de los colaboradores y clientes.

La Responsabilidad Social Empresarial es un tema clave que impulsa el crecimiento de la empresa y que a la vez equilibra la balanza por nuestros impactos en el desarrollo sostenible, es decir, alinear los objetivos del negocio con los intereses colectivos de una sociedad.

Se comienza desde adentro, como mínimo revisamos que estemos cumpliendo lo legalmente exigido, trabajamos por mejorar el ambiente laboral, analizamos los beneficios que brindamos a nuestros colaboradores y luego, podemos continuar hacia afuera.

Las empresas mejor administradas invierten estratégicamente en su personal, en sus clientes y mejoran las condiciones de las comunidades, buscando el desarrollo sostenible.

Bruce Burdett, Presidente de Fundahrse