Bruce Burdett

Consideramos que enseñarle a un niño sobre el cuidado del ambiente es la mejor inversión que una organización puede realizar o que una persona puede hacer ¿Por qué razón? Pues es bueno que los niños con todas sus habilidad que hoy prematuramente desarrollan, también tengan una conducta sostenible, que sean sensibles a las necesidades de la naturaleza y experimenten el aire fresco, el agua limpia y los frutos de la tierra que poco a poco se nos están acabando.

Existen muchas actividades que van al alza como la gamificación que es aprender jugando, es una herramienta que podemos utilizar para enseñarle a nuestros futuros gobernantes de este mundo los valores medioambientales, la importancia del desarrollo sostenible, el ahorro energético y de agua y el reciclaje.

Algunos podrán decir: pero, ¿Cómo un niño podrá asimilar estos conceptos tan “macros”? Es por eso que cada vez más la tecnología se acerca a la niñez, ahora podemos observar aplicaciones en móviles con juegos incluidos, con el objetivo de aprender conceptos, observar diferencias, comprender las funcionalidades y, por último elaborar sencillos proyectos para poner en práctica lo aprendido.

A veces los adultos cometemos el error de excluirlos, pero si los motivamos a desarrollar estas habilidad, en un futuro tendremos ejecutivos más consientes y responsables con sus impactos. Nosotros, en Fundahrse como parte de una familia debemos buscar promover la educación ambiental en la infancia, para tener un hábitat más respetuoso, saludable y sostenible donde las futuras generaciones puedan vivir.

La educación ambiental no es una opción, es una acción que todos debemos hacerla con el apoyo de la familia y centros educativos, porque no es una tarea únicamente de las empresas, si no de un trabajo en conjunto para educarnos a nosotros mismos y poder enseñarle a otros.

Bruce Burdett, Presidente de Fundahrse