Hemos comenzado el año con muchos desafíos. Son situaciones que han venido a desencadenar en problemas como la pobreza, el calentamiento global, la falta de agua, etc. Para hacer frente a estos conflictos, se crearon hace casi cinco años los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales es necesario se trabajen en conjunto con la empresa, la sociedad y el gobierno.

Muchas de nuestras empresas miembro han adaptado el modelo de negocios al cumplimiento de los ODS, a través de la integración de estos a las ideas, proyectos, tecnologías y programas, sin embargo, es necesario que la sociedad realice estos cambios de forma colectiva para generar grandes impactos.

Para comenzar con estos cambios en nuestras empresas, se requiere que identifiquemos los objetivos que más se apegan a nuestros propósitos y valores, y centrar nuestros esfuerzos en ellos, ya que abordar los 17 objetivos a la vez simplemente no es práctico ni saludable.

Para conocer los ODS también debemos conocer cada una de sus metas, lo cual es requisito para que también eduquemos a nuestras partes interesadas sobre el valor de los ODS, su cumplimiento y avance para que las personas lo tomen en cuenta al momento de tomar medidas o decisiones en el plan de trabajo de la organización.

Cada acción de las empresas puede ser una gran contribución a la consecución de los ODS, ya sea de forma cualitativa, cuantitativa y sobretodo objetiva porque esto nos ayudará a conocer nuestros avances y realizar planes de mejora o mantenimiento de las acciones establecidas.

La implementación de los ODS afecta de forma positiva a toda la estructura de la empresa, tiene beneficios que repercuten en nuestro modelo de negocio permitiéndonos mejorar en nuestra comunicación y marketing para brindar mensajes claros y transparentes a las personas correctas.

Trabajar bajo la sombrilla de los ODS también significa ser puentes y agentes transformadores en la sociedad y, para lograrlo el compromiso social debe estar presente en toda la organización, incluyendo nuestros grupos de interés estableciendo un diálogo con ellos para lograr que estos cambios sean permanentes.

Nuestras acciones en el mundo empresarial deben verse bajo el lente de objetivos a largo plazo, los ODS están diseñados para obtener resultados pequeños a corto plazo, pero que poco a poco se acercan a la meta final.

En esto no estamos solos, al buscar organizaciones que se unan a nuestra causa o nosotros involucrarnos con la de ellos, busquemos las que estén en el mismo canal, es decir, que tengan los mismos principios y valores para, de esta manera lograr alianzas sostenibles que den frutos a su tiempo.

Bruce Burdett, Presidente de FUNDAHRSE.