Bruce BurdettLos tiempos están cambiando, no es algo nuevo que cada dia veamos nuevos algoritmos en google, actualizaciones de las apps que ya tenemos en nuestro celular, nuevas apps para descargar, nuevos espacios que abren paso al debate, y así una ola de nuevos comienzos y regeneración de otros.

Hay siempre nuevas demandas en todos los ambitos, y la empresa debe estar a la vanguardia, no es lo mismo vender un servicio a personas de la tercera edad, a vender servicios a milenials. Las demandas de la sociedad ahora son más exigentes, y las empresas tienen un mayor reto, retener el talento de su recurso humano.

Retener el talento de su recurso humano se ha vuelto un desafío, porque los milenials y la generación Z o centenials como le llaman algunos, es una generación de más libre pensamiento, comprometidas con acciones que tengan un impacto verdadero en su entorno, con un ímpetu de no solo avanzar profesionalmente, si no de dejar una huella en cada paso que dan.

Brindarles un salario, un lugar y los recursos para realizar su trabajo no es un plus, es una obligación de toda empresa que trabaja con esta fuerza de trabajo. Las demandas van más allá.

Tenemos una juventud que desea sentirse realizado laboralmente a corta edad, muy diferente a los que hemos trabajado por muchos años para una misma compañía, para lograr un ascenso, un aumento, la realización de un proyecto, etc. El plus que ahora están demandando algunas generaciones es el salario emocional.

El salario emocional consiste en sumar aspectos emocionales que no necesariamente debe ser dinero. Tiene tres ventajas principales: el bienestar psicológico porque ven que la empresa tiene interés en sus necesidades personales, se sienten motivados y perciben que la empresa se esfuerza para mostra compromiso hacia ellos.

Otra ventaja es la conciliación al ofrecer horas de trabajo flexibles que facilitan el balance trabajo-familia, y esto al final mejora la productividad de los colaboradores. Por ultimo, es que aporta oportunidades de autodesarrollo, ya que ofrece programas de coaching y formación.

Como empresarios debemos pensar en los beneficios que esto traería para la organización, y es que con este tipo de alternativas también estamos generando liderazgo, transparencia, formación continua, entornos diversos y productividad. Cada día nos sorprendemos de la democratización de las tecnologías y el cambio cultural en el mundo presencial y digital que estamos viviendo. No lo vemos como un problema, más bien nos motiva a ser resilientes en las decisiones a tomaremos en el futuro.

Bruce Burdett, Presidente de Fundahrse.