Bruce BurdettSon muchas las organizaciones que han desarrollado iniciativas voluntarias de ayuda a otras organizaciones que buscan ser más socialmente responsables, en algunos casos, el resultado es una amplia varidad de iniciativas que implican unirse o apoyar a otras organziaciones.

Las iniciativas abordan aspectos de una o más materias fundamentales, incluso, asuntos de las materias, otras abordan maneras diversas de integrar la Responsabilidad Social (RS) en las decisiones o actividades de una organización.

También están las que crean o promueven herramientas específicas o guías prácticas para que las organizaciones integren la RS, por ejemplo: códigos de conducta, recomendaciones, directrices y declaraciones de principios y valores.

Al momento de evaluar iniciativas para la RS, una organización debería tener en cuenta que no todas las iniciativas son bien consideradas o creíbles a los ojos de las partes interesadas.

Una organización también debería determinar objetivamente si una iniciativa le ayudará a abordar su RS o si es una forma nada más de relaciones públicas, o un medio para proteger la reputación de los miembros u organizaciones participantes.

Es importante el involucramiento eficaz con las partes interesadas y tiene la elección de participar en una o más iniciativas de RS, cada participación debería representar acción dentro de la organización, por ejemplo: obtener aprendizaje de otros. Una organización debería considerar los siguientes factores para determinar si participar o no en la iniciativa, según la ISO 26000:

  •  si la iniciativa es coherente con los principios mencionados en el capítulo 4;
  • si la iniciativa proporciona orientación valiosa y práctica para ayudar a la organización a abordar alguna materia fundamental o asunto, en particular, y a integrar la responsabilidad social en todas sus actividades;
  • si la iniciativa está diseñada para ese tipo particular de organización o para sus áreas de interés;
  • si la iniciativa es de aplicación local o regional, o bien, si tiene un alcance global y es de aplicación a todo tipo de organizaciones;
  • si la iniciativa ayudará a la organización llegar a grupos específicos de partes interesadas;
  • el tipo de organización u organizaciones que desarrollaron y gobiernan la iniciativa, como organizaciones gubernamentales, ONG, sindicales, académicas o del sector privado;
  • la reputación de la organización u organizaciones que desarrollaron y gobiernan la iniciativa, considerando su credibilidad e integridad;
  • la naturaleza del proceso para desarrollar y gobernar la iniciativa, por ejemplo, si ha sido desarrollada o gobernada a través de un proceso transparente, abierto y accesible de múltiples partes interesadas, con participantes de países desarrollados y de países en desarrollo, y
  • la accesibilidad de la iniciativa, por ejemplo, si una organización debe firmar un contrato para participar o si unirse a la iniciativa tiene algún costo.

Cada organizacion que considere estos factores, debe ser prudente en la forma que interpreta los resultados.

Bruce Burdett, Presidente de Fundahrse.