San Pedro Sula, 18 de noviembre de 2019 – La Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial (FUNDAHRSE) y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) realizaron un Conversatorio sobre la Inclusión Socioeconómica de las Personas Afectadas por el Desplazamiento Forzado en el Valle de Sula.

En el evento se desarrolló una corta ceremonia para firmar la carta de entendimiento entre FUNDAHRSE y ACNUR a través de sus representantes: Sres. Mateo Yibrin, vicepresidente de FUNDAHRSE y Andrés Celis, jefe de la Oficina del ACNUR en Honduras.

El objetivo de esta carta de entendimiento es establecer las bases de colaboración que faciliten la coordinación de acciones de asistencia técnica y operativa para fortalecer la respuesta institucional y prevenir el desplazamiento forzado, la protección de personas desplazadas o en riesgo de serlo y búsqueda de soluciones sostenibles para el tema.

Con este convenio ambas partes conformarán un comité técnico que busque la coordinación y cooperación para diseñar e implementar capacitaciones que sensibilicen la empresa privada sobre el desplazamiento forzado, las barreras de acceso a medios de vida, estigmatización social, entre otros.

Además de esta actividad, se desarrolló un conversatorio con los participantes del evento: profesionales líderes en Responsabilidad Social Empresarial, Compras y Recursos Humanos, moderados por Yolanda Zapata, jefa de oficina de terreno de ACNUR en San Pedro Sula y Jhoisy Pérez, Directora de Programas a la Membresía y Pymes de FUNDAHRSE.

El vicepresidente de FUNDAHRSE, Mateo Yibrin resaltó el trabajo tan importante que realizan el grupo de empresas socialmente responsables al brindar trabajo y condiciones dignas de vida en el país, “Las empresas hondureñas son agentes de cambio que han modificado su forma de hacer negocios, para lograr la sostenibilidad a nivel económico, ambiental y social. A través de programas y proyectos que generan empleo, organizan las comunidades, proveen herramientas y conocimientos a sus generaciones, y los sensibilizan sobre sus derechos y obligaciones, logran que poco a poco esta brecha se vaya cerrando”.

Por su parte, el jefe de la Oficina del ACNUR en Honduras, Andrés Celis expresó: “El desplazamiento forzado es una realidad que toca las vidas de un país: 247 mil personas han sido desplazadas en Honduras desde el 2004 hasta el 2018. El desplazamiento rompe la relación de las personas con su entorno, con sus comunidades, su trabajo, limita sus medios de vida. El sector privado, agente de cambio de la sociedad, es un actor fundamental”.

Asimismo, continuó: “Poner juntas las manos de las familias afectadas por la violencia, de las comunidades golpeadas por esa realidad, de la empresa privada, de las autoridades, de la comunidad internacional, significa tender una red de protección para superar lo que nunca debió haber ocurrido, para que las personas desplazadas reconstruyan sus proyectos de vida”.

Dentro de la agenda también se presentaron algunos testimonios de jóvenes de la Red de Convergencia Juvenil “Generación con Voz” mismos que han sido afectados por el desplazamiento y que darán a conocer los desafíos a los que se han enfrentado. Asimismo, Yesper Widell, Oficial Asociado de Terreno del ACNUR, presentó el contexto y datos actuales sobre la inclusión socioeconómica para jóvenes afectados por el desplazamiento.

Sres. Mateo Yibrin, vicepresidente de Fundahrse y Andrés Celis, jefe de la Oficina del ACNUR en Honduras.

Jóvenes de la Red de Convergencia Juvenil “Generación con Voz” que han sido afectados por el desplazamiento durante su testimonio.

Sr. Yesper Widell, Oficial Asociado de Terreno del ACNUR, quien presentó el contexto y datos actuales sobre la Inclusión socioeconómica para jóvenes afectados por el desplazamiento.