Funazucar en alianza con Azucarera SER Chumbagua, y la Alcaldía de Quimistan inauguraron las nuevas instalaciones del Kínder Arco Iris Infantil.

Entre los principales acciones realizadas en este centro básico, figuran la construcción total de un módulo educativo, con áreas sanitarias privadas y cerco de malla, con el fin de generar mejores espacios de aprendizaje y más dignos y seguro para los niñas y niños de la zona.

Este centro educativo tenía más de cinco años de necesitar un aula digna; la que tenían se había deterioró y fue derrumbada por la comunidad ya que no tenía la condiciones de seguir operando, dejando sin un lugar de estudio a los niños y niñas quienes debían recorrer unos cinco kilómetros para llegar a la escuela más cercana, por lo que durante una visita técnica de Funazucar y SER Chumbagua junto a la municipalidad se determinó realizar una intervención para construir el centro educativo y atender a la población estudiantil residente en la zona

Elsa Osorto, Directora Ejecutiva de Funazucar, detalló que actualmente suman 80 los centros educativos que se han apoyado, trabajando en conjunto con los ingenios azucareros y cooperantes. “Donde hay caña de azúcar nosotros como fundación ponemos el corazón, brindamos nuestro apoyo al sistema público del país porque queremos que los niños de nuestras zonas de influencia tengan nuevas oportunidades y una educación de calidad.”

Los centros básicos atendidos por la Funazucar a nivel nacional, a los cuales se les ha brindado mejoras en su infraestructura, entrega de equipo de cómputo, electrificación a través de paneles solares, entre otros acciones.

Funazucar ha trabajado con comunidades desde el 2005, teniendo como objetivo, desde sus inicios, la mejoría de la educación, la salud y el medio ambiente; proyectos como Escuelas de Corazón ha sido el apoyo de muchos niños y jóvenes de centros educativos con escasez de recursos.  

Elsa Osorto, Directora de Funazucar y Jennifer Alfaro, profesora de Kínder Arcoíris Infantil.

Hector Portillo, representante de Ingenio SER Chumbagua, Elsa Osorto de Funazucar, docentes, comunidad y niños del Kínder.